La cuadratura de El Círculo de Kase.O (III)

La cuadratura de El Círculo de Kase.O (III)

Descarga el artículo completo en PDF

Por Ramón Soneira

En esta tercera parte vamos a introducirnos en las referencias a la religiosidad que aparecen en el disco, sobre todo, en las referencias a la religiosidad cristiana, ya que son las que más destacan.

Como ya habíamos visto anteriormente, hay una clara influencia del cristianismo en la lírica de El Circulo, sin embargo, no debemos entenderlo como una influencia ortodoxa del discurso cristiano. Es decir, poco hay de teología en la obra de Kase.O lo que hay es una religiosidad personal que está claramente marcada por la cultura cristiana que predomina en España. El propio Kase.O nos deja entender su educación cristiana cuando afirma: mi canon de belleza es la Virgen María (min. 1:33) y rezo Padrenuestros hasta que me duermo en Guapo Tarde (min. 1:50). Estas repetidas referencias a Dios, así como a elementos cristianos, que hay en el disco han provocado que haya sido preguntado en numerosas ocasiones por su fe y en ninguna de las veces a respondido con ateísmo amplio, es decir, nunca se define como ateo, sino que no cree en la imagen ortodoxa del Dios cristiano. De hecho lo define como una especie de energía positiva y protectora[1]. Igualmente, aunque podamos observar una lirica cargada de referencias religiosas, he de decir que también demuestra un claro anticlericalismo, como veremos. Este hecho no le hace incompatible con un discurso religioso, puede existir un pensamiento espiritual o religioso pero no tener una institución reglada que canalice el sentimiento religioso. Veamos todo ello.

En la Intro (El Círculo), el propio Kase.O presenta su vuelta como la llegada del Mesías (min. 1:29) una clara referencia al Jesucristo cristiano, y no es la única, la verdad es que no son pocas. En la misma canción hace un símil entre la palabra de Cristo y su Rap como camino al paraíso terrenal (min. 3:34). En Yemen (min. 0:46-0:53), alude directamente al pasaje bíblico Juan 13:1-20. En este fragmento se relata como el maestro[2], Jesús, lava los pies a sus discípulos y afirma que no todos están limpios, adelantando la traición que le harán algunos de sus discípulos, entre ellos Pedro, quien le negará tres veces. Más adelante vuelve a referirse a sí mismo como Cristo cuando afirma Kase; venid niños a mí (min. 1:17), en este caso, es una evidente alusión a Mateo, 19:14. En Triste hace una clara alusión a Cristo cuando, desde su posición de falta de amor y el consecuente estado deprimente, describe su situación como una crucifixión, quiero bajar de la cruz (min. 1:10) En Amor Sin Cláusulas es capaz de mandar ángeles (min. 2:23) como afirma Jesús al final del Apocalipsis, 22:16. En No Sé Qué Voy a Hacer remite de nuevo a la llegada de Cristo (min. 1:08) y afirma:

(…) estas oyendo al resucitado.

Toca mi herida, está cerrada, besa mi cara,

vuelvo a la vida porque así escrito estaba.

 (No Sé Qué Voy a Hacer, min. 3.15)

En este caso hace una clara evidencia al pasaje de la incredulidad de Santo Tomás en Juan, 20:24-29. Precisamente Jesús es quien le pide a Tomás que toque su herida para que crea en la resurrección de Cristo. Se genera así una analogía entre el rapero y la figura del profeta, concretamente en la figura del Mesías cuya naturaleza es única e irrepetible como hijo de Dios. De hecho, esa figura se construye bajo la dicotomía que habíamos visto entre Amor y Odio. Mientras que Kase.O, como profeta mesiánico, es el representante del Amor en la Tierra y por tanto del Bien, hay otras representaciones de su fuerza antagónica y maligna, del Odio que, además, se construyen igualmente con el reflejo cristiano.

Aparecen así alusiones a Dios, para referirse a lo bueno o sensato, frente al diablo o Lucifer para referirse a lo malo y por ende a las representaciones del Odio. Una de las canciones en las que se puede apreciar todo ello es en Esto No Para. El inicio de este tema presenta esa lucha entre Amor y Odio, pero esta vez representada como Dios, quien llama a su puesto de control (min. 0:32), frente a Lucifer, quien seduce a los humanos (min. 0:36) representada además como elemento femenino. Así se entiende como en versos más abajo (min. 1:29) describe los elementos malignos cómo ofrendas a la misma señora, en este caso, el diablo, Lucifer. No es la única referencia. En Guapo Tarde también hay una referencia al diablo (min. 1:47) y en Viejos Ciegos afirma: milagrosamente he driblado al diablo yendo muy ebrio (min. 0:38) como un ejercicio de superación ante algo negativo. Sin embargo, el momento en el que convergen pasado grecolatino, Odio y el diablo se encuentra en Basureta, la canción sobre el odio por antonomasia en el álbum, como ya hemos visto.

En este tema hay un verso: Nerón me hablaba, oírle fue el peor de mis errores (min. 3:02). Aparece la figura del emperador Nerón como aquel que le inculca odio hacia Kase. Además, la manera de hacerlo nos recuerda a un ser maligno como el diablo, y ciertamente, no estamos mal encaminados. Una de las teorías que afirman la relación entre el diablo, la Bestia, y su número, el 666, se basa en la figura de Nerón y en la construcción de su figura maligna en el imaginario de los primeros cristianos. La teoría se basa en el nombre de Nerón y su título de César. En hebreo antiguo dicho título se escribía “NRWN QSR”. Según la Cábala, y sobre todo la Gematría, cada signo alfabético hebreo posee un valor numeral. Si obtenemos el valor numeral de cada letra, en este caso: N = 50, R = 200, W = 6, N = 50, Q = 100, S = 60, R = 200, y lo sumamos, tenemos un valor numeral del emperador Nerón del 666, el emperador que, según la tradición cristiana incendió Roma para culpar a los cristianos[3]. Aunque es un número que se está revisando y, de hecho, los últimos estudios afirman que el verdadero número de la Bestia era el 616 y no el 666. Aun así, Kase.O toma como referencia esa alusión a Nerón en el imaginario cristiano. Además, justo en los versos siguientes, narra una solución para acabar con el susurro de Nerón. La solución nace de su propia voz: oí mi voz: “Sólo Dios te podrá salvar” lo que le lleva a visitar a un sacerdote cristiano que le exorcizara y quien alude a la necesidad de ejercitar el amor a él mismo (cuídate) y hacia su amada (cuida más de tu amada). Todo ello narrado del minuto 3:34 al minuto 3:46.

Existen otras muchas referencias religiosas y cristianas a lo largo del disco, como hablar del público como su confesor en Intro (min. 2:26), la alusión al arrepentimiento en Triste (min. 2:26), el verso de Santa Teresa de Ávila en Triste: Vivo sin vivir en mí (min. 4:47)[4], la referencia a la salvación en Guapo Tarde (min. 3:23), la cita del trono como objeto divinizador que realiza Kase en Interludio Quieren Copiar (min. 0:25) y en No Sé Que Voy a Hacer (min. 1:18) construyendo la imagen del Pantocrátor sentado en su trono, y así un largo etcétera. Sin embargo, debe quedar claro que, aunque haya estas referencias a la religiosidad cristiana, no podemos decir que Kase.O practica el cristianismo como confesión reglada. No es un autor cristiano al uso. Esto se debe a su clara referencia al anticlericalismo que está igualmente presente en el disco y con lo que finalizaremos este punto.

Una de las primeras referencias que hay de la religión, entendida como religión reglada, dogmática, se encuentra en Esto No Para y se presenta como una de las causas bélicas que asolan el mundo. Se afirma que la religión quiere guerra, celebra cada muerte y matan en su nombre (min. 0:50). Obviamente la imagen que se da aquí de la religión es muy específica y se refiere a aquellas religiones proselitistas que buscan expandir su dogma. Una segunda alusión anticlerical la podemos ver en Yemen cuando afirma:

(…) aspiro al papado, os pido pues que me llaméis Pío,

¿pero qué cojones digo? Si yo con brío

me cago en ese puto obispo de Lucifer siervo sombrío

hijo de puta, ya podrás con críos.

Desvaríos varios, no escatimo escarnios,

¿con qué derecho hablan de Dios esos demonios? (Yemen, min. 2:29)

Poco se puede añadir más a lo que el propio Kase deja implícito en estos versos. Incluso podríamos añadir el verso de Rap Superdotado en el que afirma: me siento raro como un obispo delgado (min. 2.04). Lo que demuestra es la no necesidad de un interlocutor para relacionarse con Dios, con el Dios de Kase.O. Es decir, en este caso se posiciona en contra de lo que en términos de Bourdieu podríamos definir como cuerpo de especialistas religiosos exclusivo y único, propietario del saber religioso[5]. No es un fenómeno ajeno a otras religiones, el budismo, al menos el Theravada, busca romper esa separación entre clase sacerdotal y resto de personas. Lo que demuestra es cómo en la etapa histórica que vivimos, las religiones han sufrido un cambio en su desarrollo y en su praxis destacando la deriva subjetiva e individualista que poco a poco va superando al dogma colectivo. Cada persona toma, según sus gustos y preferencias, los valores que más le convienen pudiendo mezclar valores éticos laicos o profanos y religiosos, incluso mezclando distintas creencias de contextos religiosos diversos.

En cualquier caso, las referencias religiosas, mágicas, y sobre todo la gran apariencia de alusiones al pensamiento cristiano es una característica más que demuestra la originalidad y el interés que emergen de la lírica del álbum de Kase.O.


[1] Véase el video “Sé bueno en algo, que vagos y malos ya hay muchos" Kase.O de Código Nuevo. 2017. Min. 0:30: https://www.youtube.com/watch?v=TIx8YsZOvjU

[2] Son muy numerosas las referencias bíblicas en las que Jesucristo es calificado como “maestro”, por ejemplo, Marcos, 9:17 ó 12:14. Aunque la más destacable es Juan, 13:13: “Vosotros me llamáis «el Maestro» y «el Señor», y decís bien, porque lo soy.”

[3] Una breve referencia a ello se puede ver en http://www.bbc.com/mundo/noticias-36468419

[4] Para leer el poema completo de Santa Teresa de Ávila: http://users.ipfw.edu/jehle/poesia/vivosinv.htm

[5] Bourdieu, P., 1971, “Genèse et structure du champ religieux”, Revue Française de Sociologie, XII, pp. 295-334. Traducción de Alicia B. Gutiérrez, 2009, La eficacia simbólica, Buenos Aires: Biblos, p.54.

Ramón Soneria, @Soneira93


 

Compartir...