La cuadratura de El Círculo de Kase.O (II)

La cuadratura de El Círculo de Kase.O (II)

Descarga el texto completo en PDF

Por Ramón Soneira

En esta segunda parte, retomaremos la idea de amor que surgía de la analogía con Empédocles, pero deteniéndonos en las distintas formas que aparece expresado a lo largo del disco. Entroncaremos todo ese pasado de filosofía griega con el concepto de amor que se desarrolló a raíz del cristianismo y que ha llegado a nuestros días, incluso de manera profana, como en este disco.

La primera referencia que podemos ver al amor y al hecho de amar se encuentra en el primer tema del disco, Intro (El Círculo). De hecho, él se presenta como la persona que trae amor (min. 2:30), además de una manera mesiánica como analizaremos más adelante. En el segundo tema, Esto No Para, narra la situación que provoca la falta de Amor, de Amistad, de empatía, en este caso en un contexto bélico. Una falta de amor que hemos visto ya en Basureta pero que también podemos encontrarla en las otras dos canciones de carácter reflexivo, incluso autobiográficas, de Kase, Triste y Guapo Tarde.

En el caso de Triste llega a afirmarlo claramente: no amo (min. 1:00). Esto le provoca un estado de tristeza crónica, de falta de sentimiento, sucumbir a los miedos cuya solución no es otra que vivir y volver a aprender a amar (min. 0:32) no solo a uno mismo sino también a los demás dejar de tener solo ojos para mí (min. 1:15). En el caso de Guapo Tarde, nos movemos en el mismo contexto. Tras la descripción de la pubertad del narrador, se encuentra el problema a todos sus males: ¿Quién va a querer un novio sin un gramo de amor propio? (min. 3:07). La falta de amor hacia uno mismo y el consecuente fracaso en el amor hacia otras personas desembocan en la situación trágica que Kase prefiere no recordar, dejando los recuerdos paraditos. Construye un cascarón con basura (min. 2:54) alusión que nos recuerda a Basureta.

Quitando Basureta, Triste y Guapo Tarde que son canciones, como hemos visto, que hablan del odio o la falta de amor, hay otros temas que justo hacen lo contrario, hablan sobre el amor a distintos niveles. Desde un amor más metafísico o abstracto basado en la empatía, el respeto o el bien, hasta un amor físico, incluso irracional, como en el tema Mitad y Mitad. Empecemos por este. Se podría decir que en este tema el amor es tratado de manera distinta que en el resto de canciones. En este caso, se describe un amor carnal, sexual, muy distinto al que se alude en el resto del disco. Y es además curioso que, mientras que en el resto de canciones el concepto de amor es de clara influencia cristiana, un amor hacia el prójimo bondadoso y respetuoso, el amor o mejor, el acto de amor, que se narra en Mitad y Mitad podríamos decir que es de influencia pagana, en concreto es una alusión directa al amor platónico que se describe en el Banquete[1].

El cuento que narra Aristófanes durante el banquete se trata de un relato de filosofía antropológica que busca describir el origen de los seres humanos tal y como podemos observarlos hoy en día. Según el dramaturgo griego, el ser humano en su origen poseía una naturaleza física distinta a la actual. Los seres humanos eran esféricos, con cuatro brazos, cuatro piernas y poseían tres sexos distintos ya que poseían dos genitales, tanto el femenino como el masculino. Así, había seres humanos femeninos (doble órgano femenino), masculinos (doble órgano masculino) y andróginos, aquellos que poseían los dos genitales, tanto masculino como femenino. El único ser humano fértil era el andrógino ya que poseía los dos genitales y por tanto permitía la reproducción. Una descripción al uso de un ser hermafrodita. Se trata de un sexo doble que está presente en otras culturas, incluso en la Génesis bíblica: Y creó Dios al hombre a su imagen suya: a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.[2]

Sin embargo, los dioses enfurecidos con los seres humanos deciden castigarles, debilitarles y para eso les parten en dos, separándoles por el vientre, en donde ahora tenemos el ombligo. Aun con todo ello, el proceso no quedaba resuelto. Apolo se encarga de girarles la cabeza para que no miraran hacia atrás al partir su cabeza en dos y Zeus se encarga de colocar los órganos genitales bajo el vientre. Este hecho supone un cambio radical en la reproducción humana, ya que a partir de ahora necesitarán encontrar otra persona para poder reproducirse. Necesitan unir sus dos mitades que es el mensaje que se repite en el estribillo del tema Mitad y Mitad. Es por tanto un amor puramente físico, sexual, reproductivo, con una clara influencia, como hemos visto, del amor platónico que se define en el Banquete

En el resto de temas, el amor sufre un proceso de “nacimiento”, es decir, se describe un proceso en el cual poco a poco el amor va superponiéndose al resto de cosas partiendo de una situación en la que no está presente. En Mazas y Catapultas, por ejemplo, se describe ese proceso. El amor estaba paralizado, era un monumento de puro cemento y que es precisamente al recibir amor cuando el amor del narrador despierta. Dar amor genera amor, podríamos resumirlo así. No se trata de un juego de suma cero, de tratar de completarse uno a otro, sino de multiplicación. Un proceso mucho mayor. Todo ello podemos observarlo en Amor Sin Cláusulas. Al recibir un amor sin nada a cambio, el cantante erradica los enemigos del amor, la pereza, y devuelve ese amor (min. 1:20). Posee el amor al recibir amor. Se trata de un concepto completamente cristiano que podemos observar en la Primera Carta a los Corintios 13, así como en obras contemporáneas de filósofos de influencia cristiana[3]. Como veremos más adelante, no es la única referencia que hay en el disco al pensamiento de la religión cristiana.

De hecho, a partir de aquí, Kase.O hace referencias al amor y al acto de compartir amor. En No Sé Qué Voy a Hacer (Booty Song) el cantante guarda amor, que le da Dios para salir de las drogas (0:29) y decide mandárselo a sus fans (min. 3:30). En realidad, es curioso cómo se rompe la relación y definición del amor sin cláusulas de la anterior canción, ya que no se trata de dar amor a todo el mundo, sino dar amor a aquellas personas que lo merecen, aquellas que dan amor. Todo queda dentro del círculo de dar y recibir, y de hecho se ve legitimado para dar amor a sus fans por el mensaje que trasmite con su obra. En Outro, último tema del disco, finaliza con la repetición en bucle del verso cuanto más amor das, mejor estás, Kase.O manda no solo el amor sino la llave, la ecuación, su mensaje: para seguir recibiendo amor, se debe dar más amor a uno mismo y al resto. Incluso señala a los fachas como aquellos que no merecen dicho amor. En Rap Superdotado, min. 1:27, los señala como personas que no merecen recibir amor, ya que ellos lo que generan es la fuerza antagónica, el odio. Es un discurso moral del antifascismo entendido como la respuesta necesaria (moralmente necesaria) ante aquellos que, en lugar de llevar un mensaje de amor, construyen su discurso bajo el odio. Todo ello muestra una complejidad, no solo filosófica, sino también espiritual o religiosa en la lírica del álbum.


[1] Platón. Banquete, 189d-193d.

[2] Génesis, 1, 27.

[3] Entre los filósofos que realizan su pensamiento bajo la influencia cristiana podríamos destacar autores como H. Arendt o S. Kierkegaard. De este último destaca su escrito Las obras del amor.

Ramón Soneria, @Soneira93


 

Compartir...